#JuevesRetro
El “super equipo” que nunca fue

Posted · Add Comment

Ahora que los “super equipos” están de moda en la NBA, vale la pena recordar que a principios de siglo los Lakers hicieron su propio intento de armar un equipo de ensueño aunque, es necesaria la aclaratoria, con dos glorias en el ocaso de sus carreras. El tándem Kobe-Shaq, que había sumado tres títulos desde el 2000 con un récord de 12-4 en tres Finales ante Pacers, Sixers y Nets, vio su racha de anillos cortada en 2003 por los Spurs de Duncan, Robinson, Ginobili y Parker.

Dirigidos por Phil Jackson los Lakers volvieron reforzados en la campaña 2003-2004 con las adiciones de dos veteranos que enfrentaban la dura realidad de retirarse de la NBA sin jamás haber sido campeones: Karl Malone y Gary Payton. Entre los dos, con Utah y Seattle respectivamente, perdieron tres Finales ante los Bulls de Michael Jordan a mediados de los 90’. Con Payton (36) y Malone (41) aún en capacidad de aportar en doble dígito en puntos, rebotes y asistencias, los Lakers de Shaq y Kobe vencieron a los Rockets en primera ronda de playoffs, luego tomaron revancha ante los Spurs y dejaron en el camino a los Timberwolves de Kevin Garnett hasta llegar a Las Finales.

Allí eran los favoritos unánimes frente a unos Detroit Pistons que no tenían una sola figura pero sí un bloque sólido capaz de defender como pocos equipos en la NBA. Con Chauncey Billups, Ben Wallace, un joven Tayshaun Prince, Richard Hamilton y poco más, los Pistons dieron una mega sorpresa. Ganaron el primer juego en Los Ángeles y con la serie empatada a uno barrieron al equipo de Phil Jackson en Detroit. Tres triunfos al hilo, incluida una paliza por 20 puntos en el Juego 3 en el que limitaron a los Lakers a solo 68 puntos (record negativo de la franquicia).

El resto es historia. Los Lakers se rompieron, Shaq se fue a Miami al año siguiente, Phil Jackson se retiró temporalmente del equipo (volvió en junio de 2005), Karl Malone se retiró sin anillos y Gary Payton consiguió finalmente el suyo dos años más tarde curiosamente junto a Shaq y un joven Dwyane Wade con el uniforme del Heat. En este #JuevesRetro recordamos lo mejor del juego decisivo en el título de los Pistons.

En este #JuevesRetro recordamos lo mejor del juego decisivo en el título de los Pistons:

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *