#LoUltimo
¿Divorcio en París?

Posted · Add Comment

No han pasado ni dos meses de campeonato francés y ocurrió el primer choque de egos en el PSG. Neymar y Cavani discutiendo (amistosamente) sobre quién debía cobrar un penal que a la postre fallaría el uruguayo (abajo el video). Minutos antes Dani Alves se había negado a darle la pelota a Cavani para ejecutar un tiro libre y en cambio se la “dejó quitar” por Neymar quien finalmente tomó la falta y exigió al arquero del Lyon. Dos imágenes que han recorrido el mundo y despertado el debate sobre la posibilidad de que los brasileños y el uruguayo convivan al menos una temporada completa.

¿Se acabó la luna de miel del nuevo tridente?. No lo creo. El episodio pasa en todos los equipos de fútbol (recuerdan el penal por el que discutieron Cristiano y Xabi Alonso) pero no todos los equipos del mundo acaban de gastar más de 300 millones de dólares para traer a una estrella mundial desde la sombra del mejor jugador del mundo. En el fútbol, como en tantas otras cosas, levantar la voz o en este caso la chequera, implica que luego las expectativas y la atención sobre ti serán mucho mayores. El arranque de este nuevo PSG está siendo observado bajo lupa por todos y este tipo de “detalles” son capaces de robarle protagonismo a lo que el cuadro parisino hace sobre el campo.

Lo del domingo es un llamado de atención pero sobre todo para Unai Emery. El entrenador está obligado a mostrar su autoridad reuniendo a los protagonistas y advirtiéndoles que algo así no se puede repetir. Neymar siente que este sí es su equipo, Cavani ya se aguantó tres años a la sombra de Zlatan y no piensa dejarse opacar otra vez y Alves es claramente un invitado de honor de Ney en esta nueva aventura francesa. Si no se atiende correctamente, el incidente puede desembocar en un equipo dividido en dos facciones: los brasileños o amigos de Neymar y los que sientan que esto dejó de ser un equipo para convertirse en el escaparate personal de Neymar en su teórico ascenso al Balón de Oro.

Lo más inteligente que podrían hacer las partes es llegar a un entendimiento e inclusive un sistema detallado para definir quién se encarga de qué: “este penal lo cobras tú y el próximo yo”. El proyecto de este PSG, sólido en todas sus líneas, debería estar por encima de los individuos. Quien debe propiciar ese entendimiento es Emery. El entrenador español se enfrentará desde ahora a la parte de fea de tener un super-ataque. Veremos si está a la altura del reto.

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *